miércoles, 12 de junio de 2013

Energía calorífica y sus transformaciones.

Energía calorífica.
 Es la energía que se transfiere en forma de calor. El calor se transmite entre cuerpos que se encuentran a distinta temperatura y que se ponen en contacto, el cuerpo con mayor temperatura transfiere su energía al cuerpo con menor temperatura. Se dice que se alcanza el equilibrio térmico cuando la temperatura de ambos se iguala. Su unidad de medida es la caloría.

Transformación de la energía calorífica.
La luz del sol llega a la Tierra, sus rayos son energía, La energía calorífica del sol nos llega a través de las radiaciones solares, esta energía se puede transformar en energía eléctrica gracias a distintos procesos desarrollados como los paneles solares, el problema es que esta tecnología todavía no está completamente desarrollada.
Cualquier tipo de energía puede transformarse en otro, cumpliendo con la ley de conservación de la energía: por ejemplo, cuando la energía eléctrica pasa por el filamento de un foco produce luz y calor. Por otra parte, las plantas verdes que observas en tu localidad transforman la energía luminosa del Sol, mediante el proceso de la fotosíntesis, en energía para su desarrollo. Esta energía se almacena en un tipo de azúcar, la glucosa.

Equilibrio térmico.
Cuando dos objetos están a distinta temperatura y se ponen en contacto, después de cierto tiempo alcanzan una misma temperatura, que llamamos equilibrio térmico. El caliente se enfría y el frío se calienta, hasta que ambos quedan a la misma temperatura. Esto ocurre siempre y es el principio que se utiliza para construir los termómetros.

Transferencia del calor.
El calor es la transferencia de energía de un objeto a otro, debido a una diferencia de temperatura entre ambos. Un cuerpo tiene la capacidad de transferir energía a otro que está a menor temperatura. Sin embargo, la materia en sí misma no tiene calor. Según el modelo cinético, las partículas que la forman tienen energía cinética, pero no contienen calor. El calor siempre es energía en tránsito. El flujo de calor siempre se realiza en una dirección en la que se va a transferir el calor, el cual es una forma de energía que se mide en joules.

Principio de conservación de la energía.
El principio de la conservación de la energía establece que el valor de la energía en un sistema sobre el cual no interactúa ningún otro no varía con el tiempo.
A mediados del siglo XIX se realizaron los experimentos que demostraron la relación entre el calor y el trabajo. James Joule publicó en 1850 la obra El equivalente mecánico del calor, explicando los experimentos que llevó a cabo y que le permitieron demostrar que la energía producida por el trabajo tiene calor como resultado y puede medirse: existe una relación de equivalencia entre trabajo y calor. La energía suministrada como trabajo se transforma en otro tipo de energía, en calor.
La ley de conservación de la energía establece que: “La energía no se crea ni se destruye. Se puede transformar de una forma en otra, pero la cantidad total de energía no cambia nunca”.

Implicaciones de la obtención y aprovechamiento  de la energía en las actividades humanas.
La energía se encuentra en todas partes, por ejemplo en los seres vivos, los alimentos, el agua y el viento. Los seres humanos hemos aprendido a extraerla de diversas fuentes y utilizarla mediante la tecnología.
La energía que requerimos para cubrir nuestras necesidades como sociedad, la obtenemos de la combustión de carbón y combustibles fósiles como el gas natural y el petróleo, así como del movimiento del agua (energía hidráulica) y, en menor medida, de reacciones nucleares (energía nuclear) y de la biomasa. El consumo constante de estos recursos naturales ha podido satisfacer muchas necesidades humanas, pero como consecuencia de la combustión, los niveles de emisiones generados han alterado la atmósfera. La transformación de los recursos provoca su agotamiento, erosión y desaparición de muchas especies. Se presenta un impacto al ambiente por los contaminantes generados, al combinarse con el aire, agua y el suelo al presentarse algún proceso natural como la lluvia. Ante la realización de las mismas prácticas para obtener energía y la acumulación de cambios al ambiente, la población humana está expuesta al deterioro de ciertos aspectos durante su vida, como la salud.



No hay comentarios:

Publicar un comentario